lunes, 25 de julio de 2011

martes, 19 de julio de 2011

HISTORIA DEL MUNICIPIO. UN POCO DE ARQUEOLOGÍA.



Son muchos los restos arqueológicos atribuibles a distintas etapas de la vida del hombre que han ido emergiendo a lo largo del término municipal de Beas o en las proximidades del mismo. Por poner algunos ejemplos, de los que hasta ahora se consideran más lejanos en el tiempo podemos hablar de los siguientes: en el Arroyo de San Benito, en las proximidades del Cortijo del mismo nombre y, en el arroyo de Candón y la zona de Coto de Candón, han aparecido restos líticos que han sido atribuidos de un modo genérico al Paleolítico Medio. Nuevos trabajos están revisando estas tesis, partiendo de la base de que son yacimientos próximos a otros adscribibles al Neolítico y al Calcolítico, como son los casos del Conjunto de dólmenes de El Labradillo y del Dolmen de Soto, este último, en el municipio de Trigueros, aunque muy cercano al nuestro.


Conjunto de El Labradillo

De la edad del Bronce se testimonia un hipotético poblamiento en la zona sur del término, en donde se han encontrado múltiples enterramientos en forma de cistas en el lugar conocido como Matahijos, muy próximo al núcleo de Beas, donde aparecen ajuares consistentes en elementos cerámicos como cuencos, cazuelas carenadas y escasos elementos líticos como son las hachas pulimentadas.

Avanzando en el tiempo, en el municipio también se han encontrado restos de época romana, los más destacables han surgido en las proximidades de la Fuente de San Benito, que debieron pertenecer a una villa rústica de la época Bajo Imperial. Sillares, tégulas, ladrillos y otros materiales cerámicos de la etapa de dominación de Roma en estas tierras también han sido encontrados en Clarines, que fueron después aprovechados para realizar la cimentación del santuario, así como en las cercanías de las Casas del Pilar y La Cerca, que pueden tratarse de sepulturas ya prácticamente destruidas en la actualidad.

Sigue siendo la arqueología la que nos habla de otras etapas de nuestra historia, como fue la de la presencia árabe e islámica. Nuevamente en Matahijos vuelven a aparecer restos de esta época, se trata de una necrópolis de la que se han extraído algunos ajuares, como botellas, cuencos, ampollas. El hecho de que esta necrópolis, ya totalmente destruida, estuviese cerca del núcleo de Beas hace suponer que este pueblo ya existía en esas fechas.

martes, 12 de julio de 2011

BREVE APUNTE DE MI PUEBLO. Capítulo I

Beas se encuentra situada a 123 metros de altitud sobre el nivel del mar. Por su localización en la provincia de Huelva, podríamos decir que tiene una posición intermedia entre las tierras del Andévalo y la de la Campiña. Si accedemos al pueblo por la carretera que lo une con la capital de la provincia, lo podremos considerar como el último pueblo de la Tierra Llama de Huelva, con paisajes dedicados a la agricultura; mientras que si llegamos al pueblo desde el norte de la provincia, donde se hallan las primeras estribaciones de la Sierra Morena, encontraremos una orografía ondulada, de poca altura y con paisajes que se cubren del bosque mediterráneo tradicional: encinas y alcornoques, intercalados con plantaciones modernas de pinos y eucaliptos.



La actividad económica del municipio de Beas se centra fundamentalmente en la agricultura, especialmente en el olivar, cultivo que junto a los cereales, el girasol y el viñedo son su principal producción. No obstante el 55% de la superficie del municipio está dedicada a usos forestales. Su ganadería, aunque poco numerosa, es destacada en ovinos, caprino y bovinos. Su industria está referida principalmente a la producción de aceite y, en menor medida, al vino y a la cerámica artística y la construcción.