jueves, 18 de abril de 2013

EXILIO CULTURAL EN BEAS.


La cultura nos permite comprender la realidad, mantener nuestras tradiciones y costumbres, pero también nos permite construir nuestra identidad. Nuestra realidad –hoy más que nunca- es global, plural y multicultural. Por lo tanto, la cultura debe facilitar el diálogo entre los/as diferentes ciudadanos/as que conformamos esta sociedad. El quehacer de las personas se manifiesta en lo cotidiano, en sus capacidades para crear y recrearse.

Suscribo plenamente esta defición de cultura, a la que se podían añadir otras muchas, tomadas de la web municipal del Ayuntamiento de Trigueros. En ella se habla de ciudadanos, participación, diálogo, tradicón, presente, futuro, diversidad,.. Traigo hasta el blog estas referencias al vecino pueblo de Trigueros, ya que se ha convertido en uno de los ayuntamientos más dinámicos a nivel cultural de nuestra provincia, ofreciendo cada trimestre una amplia y variada programación cultural, la cual, tal y como han reflejado los medios de comunicación proviciales, atrae cada vez más a un mayor número de ciudadanos, no solo del municipio de Trigueros, sino de los pueblos vecinos, entre los que se encuentran, especialmente, los beasinos, que cada vez participan en mayor número de estas actividades.

La respuesta positiva de los beasinos a estas iniciativas culturales parece evidente por muchos motivos, pero, sobre todo, porque en Beas se carecen de actiidades culturales. Digamos que hemos tenido que recurrir, metaforicamente hablando, al camino del EXILIO para poder disfrutar de la CULTURA. Marcharnos a Trigueros para disfutar de una programación cultural municipal de calidad, diversa y estable. Exilio que, sin lugar a dudas, nos ayudará a conocer mejor a nuestros vecinos.

Para muestra de lo que digo sirva este enlace, donde aparece la programación de primavera confeccionada por el Ayuntamiento de Trigueros.


Por ejemplo entre la actividades culturales destaca el programa "Trigueros de par en par", una iniciativa mediante la cual se da a conocer la historia y el patrimonio cultural de la localidad a través de una serie de talleres. Estos talleres se desarrollan a lo largo de cuatro sesiones en un mes, realizándose no sólo en las aulas, sino también en el exterior, visitando el patrimonio artístico de la localidad, para que pueda ser conocido por los vecinos y valorado por estos.

El Cine Club Antonio Cuadri, realiza periódicamente ciclos de cine, el último de los cuales va dedicado a la animación para adultos, entre cuyos títulos se va a exhibir Chico & Rita.

El teatro cuenta con una programación amplia, con representaciones de grupos consagrados, como Atalaya, hasta otras obras a cargo de grupos de aficionados no sólo de Trigueros, sino de otros pueblos vecinos. Además se ha organizado un certámen de teatro para los escolares de la localidad, respaldado por los diferentes centros educativos del municipio y por el Taller Municipal de Teatro. Mención especial merece el programa teatral "Cinco Lobitos", de teatro infantil y familiar, puesto en marcha en colaboración con la Diputación Provincial de Huelva.

Esa programación tampoco olvida a la música, con conciertos a cargo de la banda de música local, y presentaciones de discos de diferentes géneros, como flameco o blues.

Para quien guste de las exposiciones, se van a poder disfrutar de tres interesantes muestras en estos meses: Megalitismo en la provincia de Huelva. La guerra civil en sus documentos. Huelva, la luz dentro del tiempo.

Además la Biblioteca Municipal está organizando una serie de actividades para el mes de abril, el mes en el que se celebran la mayoría de las ferias de libros, coincidiendo con el el día del Libro.

Muchas de estas actividades culturales cuestán dinero, tienen asiganda una entrada para su disfute. Desde mi punto de vista esa es una buena política para que el ciudadano valore lo que se le ofrece. Yo soy de los que piesan que la cultura no debe ser gratuita, como no lo es, por ejemplo, el deporte. El precio que ha de pagar el ciudadano por asistir a las actividades programadas es muy popular, al alcance de casi todos los bolsillos. Además existen descuentos para colectivos en dificultades, amén de un cupo de entradas gratuitas  para desempleados, y descuentos para los más  jóvenes de la localidad.

En defintivia, con una política cultural coordinada, programada, pensada, trabajada, dialogada,..., así como con una política cultural que cuenta con presupuestos propios, se puede elaborar un amplio abanico de actividades  para el disfrute de los ciudadanos. Esta política cultural ha tenido como mejor premio la respuesta cada vez más amplia de un variado público, no solo de Trigueros, sino de los pueblos vecinos, entre los que se encuentran muchos beasinos. Asi se puede hacer cultura en positivo.

Lo que pretendo exponer en mi reflexión es, por un lado, mi sana envidia por que nuestro pueblo vecino esté experimentando un importante impulso en su actividad cultural, y, por otro, mi tristeza por que en mi pueblo, no se de ni un pequeño paso en este sentido. Una comparativa evidente de todo esto la encontramos en el mapa de las webs de los distintos ayuntamientos. En el de Trigueros podemos conocer quién es la persona responsable del Área de Cultura y podemos dirigirnos a ella. En la web del ayuntamiento de Beas es imposible esa información. El portal de internet del Ayuntamiento de Trigueros permite conocer la progrmación propia del Ayuntamiento y de otros colectivos del municipio. También permite participar, por ejemplo sugieriendo la compra de libros para la Biblioteca, por poner un ejemplo. En el portal beasino no existe programación cultural, y además el acceso a la información sobre algunas de las instalaciones culturales ni siquiera puede ser desplegado, como es el caso de la Casa Museo de Venezuela.

Son dos modos de ver la cultura. En una aparece el diálogo y la participación. En la otra es la pasividad la que destaca. ¿Qué ha pasado con la cultura en Beas?. Desde un despacho cerrado a los ciudadanos es difícil apostar por este tema. Parece que nadie muestra interés en el Ayuntamiento aunque sólo sea por organizar una actividad de carácter mensual.Un repaso de la actividad cultural anunciada en la agenda de la web municipal de Beas indica que las pocas actividades desarrolladas son todas organizadas por colectivos sociales del municipio. Las únicas organizadas por el Ayuntamiento de Beas derivan, precisamente, de la poca o excasa actividad formativa que se lleva a cabo, como el Taller de Pintura o la Escuela Municipal de Música. No hay nada más.

Por cierto, para conocer en la web municipal de Beas quien es el/la concejal responsable del Área de Cultura del Ayuntamiento, hay que hacer ciertos malabarismos. Logré averiguarlo por algunos documentos insertos en la misma web. Se trata de la concejal María Ángeles Benito Oliva, responsable Festejos y Cultura, esa información la pude conocer porque firma el Plan Romero de la Virgen de España. Hasta ese plan tuve que acudir para saber de qué persona se trataba.

De cara a un futuro cercano parece que se va a organizar una representación teatral en el pueblo. Menos mal que va a haber una al menos. Se dice que va a contar con la participación directa del Alcalde, Guillermo Rivera Rosario, vecino que ha dado grandes muestras por los intereses culturales del municipio en el pasado. Se trata de una obra teatral destinada a recaudar fondos para la Parroquia de San Bartolomé. Me parece muy positiva esa labor solidaria con la iglesia beasina, pero ¿sólo eso deber ser la cultura en Beas?. Las obras de Alvarez Quintero ligadas a estos mismos fines sociales formaban hace ya mucho tiempo el único paisaje cultural de nuestro pueblo. Como decía al principio de esta reflexión, hoy la realidad actual del municipio es mucho más plural y también deber ser tenida en cuenta y recibir los apoyos políticos del Ayuntamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario